Cuando la pareja no se entiende por lo regular siempre hay divorcios o separación de un matrimonio o de pareja de hecho con hijos. Siempre se emplea una terminología jurídica que en muchos de los casos hay malentendidos. Ya sea una patria potestad o custodia, siempre va a afectar a la familia y es muy importante tener en claro hacia los padres.

A continuación te explicamos la diferencia entre patria potestad y custodia.

Patria Potestad

No es más que el conjunto de derechos y obligaciones que los padres tienen con sus hijos entre los cuales se destacan: educación, alimentación, alojamiento, salud entre otros. En resumen se dice que toda necesidad que el menor necesita para su completo desarrollo.

Para varias personas le es suficiente con que se diga que la patria potestad es toda obligación y responsabilidad que se deriva del hecho de ser padre, pues para garantizar el acuerdo desarrollo y el bienestar de los hijos. La Patria potestad recae sobre ambos progenitores es decir padre y madre y se pierde únicamente cuando un juez estima que el progenitor no cumple con sus deberes y obligaciones como padre.

No está capacitado para ello, el menor ha sido dado en adopción, igualmente la patria potestad expira cuando el hijo o hija se hace mayor de edad y ya cuentan con capacidad para cuidarse solos.

patria potestad

Custodia

Como fundamento la guarda y custodia se hace referencia a las personas que se hace cargo del niño, el que lo debe cuidar, proteger, alimentar y alojar la mayor parte del tiempo. Todo menor de edad deberá de convivir con la persona que tendrá la custodia y ella será la encargada de darle de comer, que estudien, a chequeos médicos entre otras obligaciones.

También te puede interesar:  Diferencias entre arrendamiento y compra

Todo eso sin mencionar los derechos del otro padre a la hora de decidir sobre las cuestiones de su hijo. Casi siempre el que gana la custodia es la madre, no obstante desde hace un tiempo cada vez es más frecuente recurrir a la custodia compartida, también da derecho a que los hijos pernocten durante ciertos periodos de tiempo alternos o sucesivos con cada uno de los progenitores. Si el padre tiene a su hijo en ese momento bajo su techo será el que ostente la guardia y custodia, hasta que el hijo vuelva a pasar otra temporada con el otro progenitor y así sucesivamente.