Diferencias entre decreto legislativo y decreto ley
Rate this post

Para un mejor entendimiento de las diferencias que hay entre el decreto legislativo y el decreto ley, es importante definir ambas normas por separado para utilizar sus definiciones y funciones a manera de comparación. Ambos pertenecen al ordenamiento jurídico que dicta el Gobierno o Poder Ejecutivo. Son normas jurídicas que solamente pueden ser confirmadas o decretadas por el Congreso y proclamadas por el Presidente actual del país.

El decreto ley es una legislación con denominación de ley, procedida del Poder Ejecutivo, sin interrupciones o confirmaciones previas de un parlamento o congreso. Se considera que es una ley importante que se encuentra mediada por la Constitución Nacional del país.

 

El decreto legislativo es una legislación jurídica con denominación de ley, procedida del Poder Ejecutivo de acuerdo a la delegación que se encuentra expresada efectivamente por el Poder Legislativo.

 

¿Cuáles son sus diferencias?

  1. El decreto ley procede sin tener intervenciones o autorizaciones El decreto legislativo procede de acuerdo a la delegación que expresa el Poder Legislativo.
  2. El decreto ley se emite solo en situaciones de extrema necesidad por un tiempo temporal, el cual es verificado por el congreso o parlamento en un tiempo posterior a su emisión. El decreto legislativo se emite solo por delegación del Poder Legislativo, delegado por el Presidente de la República, con el fin de lograr una autorización rápida de dispositivos legales por un tiempo determinado.
  3. Cuando el decreto ley es autorizado, no se forma como ley, debido a que tiene algunas limitaciones desde su emisión como el causante, el material y la eficiencia de la misma. Los decretos legislativos se pueden reestructurar de dos formas: por una ley ordinaria que sirve para fusionar documentos legales o por una ley de bases que sirve para realizar un documento nuevo.
  4. El decreto ley no puede perjudicar a la organización de instituciones básicas del país; deberes, derechos y libertades de la población; y al régimen electoral generalizado. El decreto legislativo no puede perjudicar el desarrollo de los fundamentales derechos y libertades públicas; la autonomía; y al régimen electoral generalizado.
También te puede interesar:  Diferencias entre ley y justicia