Aunque algunas personas quizás consideran el suicidio y la eutanasia como una misma cosa, no so lo mismo y en esta ocasión te explicaremos el porqué, una de las razones por las cuales algunos piensan que estos términos piensan que son uno mismo debido a que ambos terminan en muerte, pero lo que las hace diferentes son las causas y las forma en que se dan, así que comencemos.

Suicidio

Se considera suicidio al acto de quitarse la vida de forma voluntaria e intencional, muchos factores pueden llevar a tomar la decisión del suicidio, pero en la mayoría de los casos, lo cometen por encontrarse pasando por niveles de estrés altos, problemas amorosos, económicos, trastorno bipolar, infelicidad, depresión, esquizofrenia, drogas o abuso del alcohol u otro tipo de sustancias, etc.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio ocupa el lugar número trece entre las causas de muertes al rededor del mundo, cerca de un millón de personas cometen suicidio cada año y entre 10 y 20 millones intentan cometerlo sin tener éxitos, es la principal causa de muertes entre adolescentes y adultos de una edad menor de 35 años, donde los hombres tienen unas probabilidades de cometer suicidio, cinco o más veces que en el caso de las mujeres.

Eutanasia

jeringaEs el acto de quitarse la vida o de permitir que otra persona lo haga con el objetivo de terminar con el sufrimiento o dolor de la persona que la solicita, hay varias formas de eutanasia, estas son la voluntaria e involuntaria, llamándose también eutanasia activa y eutanasia pasiva, la primera refiriéndose al suicidio asistido, esto ocurre cuando alguien con una enfermedad no soporta el sufrimiento y desea terminar con este, la voluntaria pasiva se da cuando la persona depende de aparatos para mantenerse con vida y los familiares piden que estos sean retirados para que la persona pueda descansar en paz.