Pareciera que oír y escuchar fueran lo mismo o que se considerara como sinónimo, y es que aunque no lo creas son totalmente diferente. Ya que no puedes oír sin poder escuchar.

En Diferencias hablaremos acerca de las diferencias entre oír y escuchar.

Oír

El oír es parte de la audición ya que forma parte de los cinco sentidos que tiene el ser humano, y tiene mucho que ver con la capacidad de poder percibir sonidos por medio de la detección de vibraciones a través de dicho órgano que todos conocemos como oído.

En la audición, las vibraciones se detectan por los oídos de los oyentes y luego se convierte en impulsos nerviosos que se envían directamente al cerebro. De manera que una persona que no puede oír (ya sea por algún problema o x razón), a dicho problema se le conoce como sordera.

Asimismo la audición se produce incluso cuando estamos durmiendo, puesto que el oído sigue percibiendo los sonidos y haciéndolos llegar al cerebro.

 

Escuchar

El término escuchar también se le conoce como una escucha activa; es una técnica que se emplea en la comunicación y que requiere de que una persona no sólo oiga, ya que preste atención al orador y que pueda hacer una retroalimentación de la información procesada.

El poder escuchar necesita de una concentración, como derivar significados y reacciones a partir de los sonidos que se escuchan en el proceso de comunicación, ya que si la persona no escucha; la comunicación podría ser poca o nula.

Existen cuatro tipos de comunicadores, los cuales podemos hacer mención: el que “no escucha” esta es una persona que sólo se preocupa por sus propios pensamientos aunque esté oyendo, de manera que no presta atención.

También te puede interesar:  Diferencias entre Infección e Infestación

El “oyente pasivo” esta persona escucha las palabras, pero no comprende su significado y sólo ofrece respuestas fuera del tema.

El “oyente” esta persona escuchan pero solamente aquellas conversión de su interés, esto es algo común cuando en medio de una conversación la persona no quiere escuchar a alguien que piensa de manera distinta al de el.

Por último es el “escucha activo” este persona es el mejor tipo de oyente, ya que no solo oye por oír o hablar, sino que también escucha con mucha paciencia y con la mente abierta.

Conforme lo expuesto anteriormente, presentamos un pequeño resumen de la diferencia clave que hay entre oír y escuchar.

  • Cuando oímos solo captamos sonidos por medio del oído, mientras que cuando escuchamos algo se entiende por poder interpretar el mensaje que llega a manera de sonidos. O también el término escuchar se puede emplear en el sentido de ser receptivo al lenguaje corporal de los demás individuos.