En este artículo hablaremos del sistema nervioso parasimpático (SNP) y simpático (SNS), ya que el primero provoca o mantiene un estado corporal de relajación o descanso tras un esfuerzo o bien para poder realizar funciones importantes como lo es la digestión o el actual sexual, mientras que el simpático es el que acelera la función del organismo y nos prepara para la acción de la huida o lucha.

Por ello en DiferenciasEntre, hablaremos acerca de las diferencias entre sistema nervioso parasimpático y simpático.

Sistema Nervioso Parasimpático (SNP)

El sistema nervioso parasimpático (SNP) es el que tiene a cargo el poder controlar los actos y funciones involuntarias, ya que forma parte del sistema nervioso autónomo (SNA). Estas fibras nerviosas tienen fragmentaciones en la parte de los nervios craneales, nervio facial, motor ocular, nervio vago y de los nervios pélvicos en el plexo sacro. De manera que se encuentra ubicado en el cerebro y en la parte inferior de la médula espinal.

Asimismo el sistema nervioso parasimpático (SNP) cuenta con dos tipos de neuronas: las neuronas postganglionares y preganglionares.

La función fundamental del sistema nervioso parasimpático es la de poder generar un estado de reposo donde permita al organismo poder recuperar y ahorra la energía, generando una relajación del cuerpo y así recuperar su estado tras la presencia de estímulos activados. De modo que, al margen de inducir relajación también participa en la realización de la digestión y en la respuesta productiva.

Asimismo se puede considerar que el sistema parasimpático es el reflejo inverso del sistema simpático, ya que ambos sistemas realizan acciones distintas. De modo que el parasimpático provoca ciertas reacciones que preparan para el ahorro y recuperación de energía enlenteciendo el sistema, y el simpático prepara para la acción en general provocando así una aceleración del metabolismo y organismo.

También te puede interesar:  Diferencias entre leche de fórmula y materna

Finalmente, el sistema nervioso parasimpático lleva a cabo una serie de funciones automáticas cuya existencia tiene sentido a partir de la acción conjunta con el sistema nervioso simpático, con el cual se llega a complementar, dando como resultado la producción de efectos opuestos a este.

 

Sistema Nervioso Simpático (SNS)

El sistema nervioso simpático es el encargado de prepararnos para la acción, ya que dicho sistema es el que media en la respuesta de estrés hormonal. También las conductas de huida y lucha están mediadas por el sistema simpático, a manera que aumenta la frecuencia de latidos del corazón, dilata los bronquios y las pupilas. Asimismo estimula las glándulas suprarrenales, y la sudoración excesiva o hiperhidrosis en manos, axilas o cara todo esto se relaciona con una hiperestimulación del sistema simpático.

No obstante el sistema nervioso simpático es el encargado de la regulación de los mecanismos homeostáticos de los organismos vivos. Las fibras de dicho sistema llegan a la mayoría de los órganos y sistemas del cuerpo, desde la pupila del ojo hasta poder controlar la motilidad intestidas. Además el sistema simpático es el que nos ayuda a poder sentir las sensaciones de calor o frío.

Por último este sistema se compone por los tubos laterovertebrales a ambos lados de la columna vertebral, conecta con los nervios espinas por medio de los ramos comunicantes, así como los núcleos vegetativos medulares envían fibras a los ganglios simpáticos y estos envían fibras postganglionares a los nervios espinales. Dicha acción se ejecuta con un brazo aferente y otro eferente, por medio de un arco reflejo.

 

 

Conforme lo expuesto anteriormente, dejaremos un breve resumen de las diferencias claves entre el sistema nervioso parasimpático y el simpático:

  • La función del sistema parasimpático es controlar las respuestas del cuerpo involuntarias, mientras que la del sistema simpático es poder controlar la respuesta del cuerpo durante la amenaza percibida.
  • El sistema nervioso parasimpático se origina en la región sacra de la médula espinal, nervios craneales, mientras que el sistema nervioso simpático se origina en las regiones torácicas y lumbares de la médula espinal.