En Química los términos solución diluida y solución concentrada se refieren al tipo de mezcla en la cual una o más cosas son añadidas, lo que añade se conoce como soluto, por el contrario a lo que se le añade se le conoce como solvente.

La particularidad más significativo de una solución es que la mezcla final es homogénea, por lo tanto significa que ninguno de los dos o más ingredientes que constituyen la solución pueden verse de una manera simple, sino que pueden apreciar como si se trata de uno solo. De tal manera los ingredientes una vez mezclados no pueden ser separados fácilmente, a continuación hablaremos más al respecto para poder diferenciar.

Solución Diluida

Cuando hablamos de solución diluida se refiere a una solución que cuenta con menos soluto disuelto en el solvente, de otra manera está menos concentrado. Si ponemos el ejemplo de la sal, al añadir una miaja de sal en un recipiente de agua, en este caso se tratará de una solución diluida porque claramente habrá poca sal a diferencia de la cantidad de agua.

En el caso cuando se trabaja la homeopatía casi siempre se lleva a cabo un proceso de disolución de sustancias en agua, de tal manera que al final la cantidad presente de dicha sustancia se lo más mínimo que no pueda causar ningún tipo de problema.

 

Solución Concentrada

 

En la solución concentrada es cuando existe una gran cantidad de soluto en el solvente, ya que es lo contrario de solución diluida.

 

 

Por último se dice que la mayoría de individuos cree que las soluciones sólo pueden ser líquidas, pero realmente se les puede encontrar en estado gaseoso, sólido y líquido. La solución concentrada en estado sólido podemos hacer mención del acero, donde los átomos de carbono se encuentran disueltos en átomos de hierro, también el aire es un ejemplo de la solución gaseosa, porque el oxígeno y otros gases se han disuelto en nitrógeno.