Tanto , son un conjunto redundante de discos independientes. No obstante muchas placas bases y controladoras de discos ofrecen la posibilidad de mejorar la seguridad de nuestra información al redundar y formar conjuntos de discos más fuertes.  Este tipo de configuraciones se le conoce como RAID.

 

En Diferencias entre hablaremos acerca de las diferencias entre los tipos de RAID

RAID 0

El RAID 0 no es específicamente una configuración RAID orientada a la redundancia y la tolerancia a fallos; se como como “striping”, de manera que la configuración RAID 0, distribuye de manera equitativa los datos entre dos discos duros.

En otras palabras, el sistema irá repartiendo los datos entre dos discos duros para poder aumentar la velocidad de acceso a los datos. Evidentemente al no existir redundancia, si no de los discos se avería tendremos que recurrir a una copia de seguridad externa.

RAID 1 

El RAID 1 es una de las mejores configuraciones en cuanto a redundancia y tolerancia a fallos. Igualmente conocida como un “espejo” o “mirroring”. La función de RAID 1 es poder duplicar la información en dos discos; de manera que nuestro sistema verá un único volumen de almacenamiento, pero realmente, está formado por dos discos idénticos en los que se escriben los mismos datos.

Por ello si un disco tiene problemas, el sistema seguirá funcionando y trabajando con normalidad, pero, utilizará la información del otro disco. Adicionalmente el rendimiento en lectura también aumenta porque es posible leer 2 datos a la vez (una de cada disco).

RAID 5

El RAID 5 es una configuración bastante común, tal es el caso en un NAS; que se conoce como distribución en paridad, en esta configuración se lleva a cabo una división por bloques de información y se distribuye entre los discos que forman el conjunto.

También te puede interesar:  Diferencia entre navegador y buscador

Asimismo se genera un bloque de paridad que, a modo de redundancia, permite reconstruir la información de volumen completo. Esto se utiliza cuando uno de los discos se arruina, en este tipo de configuración, por lo menos se debe de contar con 3 discos duros y, como no se puede imaginar, solamente se tolera el fallo en uno de los dos discos.

RAID 6

El RAID 6, también se le conoce como distribución con doble paridad; de modo que es parecido al RAID 5, en cuanto a distribución de bloques de información, aunque, en lo que respecta a la redundancia, esta configuración genera 2 bloques de paridad que también se distribuyen entre los discos.

Este tipo de escenarios, la configuración es capaz de soportar hasta 2 fallos de disco en el conjunto 0. Este tipo de configuración es útil cuando un disco duro falla mientras se está reconstruyendo el volumen (tras un fallo anterior) pero, eso sí, como mínimo se necesitarán 4 discos.

RAID 0+1

El RAID 0+1 es una unión de dos configuraciones simultáneas RAID 0 y RAID 1; precisamente, se necesita de 4 discos duros que tomarán por parejas para que cada uno de estos forme un RAID o división de la información, y  con las dos parejas, se monte un RAID 1 (un espejo). En otras palabras con este tipo de configuración se tendrá un RAID 0 redundando en espejo.

RAID 1+0

El RAID 1+0 también conocido como RAID 10. Es la configuración contraria al RAID 0+1; de manera que en vez de realizar un espejo del RAID o los discos en striping, lo que se hace es aplicar el espejo a cada disco en striping. Por ejemplo si en un RAID, se reparten los bloques de información entre dos discos, en el RAID 1+0 lo que se hace es similar pero cada uno de estos discos, a su vez, está en espejo con otro. Por ello, es una configuración de 4 discos en la que se monta un par de espejos y por encima se reparte la información entre dichos espejos.

También te puede interesar:  Diferencias entre Hub y Switch

 

Existen otros tipos de configuración en las cuales podemos mencionar las RAID 50 RAID 60, estas son combinaciones de RAID 5 con RAID 0 y de RAID 6 y RAID 0, o proporcionalmente. Ya que si se toma como referencia el funcionamiento del RAID 10, el esquema de funcionamiento de RAID 50 y RAID 60 es fácil de comprender. En el caso del RAID 50 lo que se hace es montar un RAID 0 sobre 2 agrupaciones de discos, que al mismo tiempo, están en RAID 5; por eso se necesitan como mínimo 3 discos (uno para cada tipo de agrupación RAID 5) y se obtendrá un volumen muy fuerte aunque algo caro por cierto.

En el RAID 60 el  esquema es parecido, a un RAID 0 de dos agrupaciones de discos que a su vez están en RAID 6, por ello un esquema extremadamente robusto que requiere de hasta 8 discos duros.